viernes, 15 de abril de 2016

ROBOTS PARA EL HOMBRE

Todos los días escuchamos hablar acerca de cataclismos, visiones de fin del mundo y muerte de la raza humana por el avance tecnológico. El vídeo que incluye el presente artículo, busca generar un diálogo acerca de los avances en ciencia y tecnología, relacionados con la pertinencia o no de la incorporación de inteligencia artificial de manera radical.

La inteligencia artificial ya está en nuestras casas; esta era, la hemos iniciado con la posibilidad de acceder a un control automatizado y muy seguramente comprar prototipos como los que observamos en el vídeo serán dentro de un tiempo no muy lejano, algo trivial.

Una de las preguntas que me surge es: ¿Qué tan necesaria es la incorporación de humanoides en la vida de los humanos?.

Podríamos observar diferentes efectos, algunos positivos o no.  Por ejemplo:

Negativos

  • La disminución de plazas de trabajo.
  • La distracción de las relaciones familiares, porque solemos incorporar como parte de nuestros afectos, todo aquello que nos permita el diálogo y es más fácil expresar rabia, o incluso ser sinceros con un robot que con los demás humanos.
  • Disminución de nuestros campos de acción.
Positivos

  • Compañía para personas enfermas y solitarias
  • Disminución de esfuerzos físicos que nos pueden generar problemas futuros
  • Desplazamiento de actividades básicas para acceder a nuevos niveles de conocimiento.


                                 

Dado que implícito con los avances y el poder económico de las empresas hemos aceptado su presencia, podríamos preguntarnos adicionalmente ¿Si delegamos todo, qué haremos los humanos?. Muchos dirán, que si esta pregunta hubiera sido relevante, la revolución industrial nos habría acabado, pero creo que es porque la hicimos que aún continuamos.

El lector podrá pensar que soy enemigo del avance tecnológico, pero en realidad, soy un amante. Sin embargo, es necesario generar preguntas básicas que nos hagan reflexionar, hacia dónde debemos dirigir el conocimiento y el avance. 

Podría sugerir: ¿Porque en vez de crear niveles de inteligencia artificial que se nos asemejan, no invertimos en mejorarnos a nosotros mismos?.  Muchas investigaciones ya lo hacen.  Los robots y su direccionamiento en investigación podría dirigirse de manera radical a ayudarnos con la exploración espacial, o podrían generarse líneas más enfocadas a dar soluciones a problemas que realmente los humanos no podemos solucionar. Tener copias u objetos símiles a nosotros, como accesorios dentro del hogar o como compañeros, genera preguntas sobre la tolerancia y el control.

Me gustaría escuchar sus comentarios, muy seguramente existen otras visiones que nos puedan enriquecer, sin satanizar por contradicción o sin hacer del avance tecnológico la salvación de la humanidad por reafirmación.

En nuestras manos está por ahora, la posibilidad de establecer límites.